Crampones: cuál elegir, tipos y cómo usar

 En Montañismo

Según la actividad que se vaya a realizar, es aconsejable elegir unos crampones u otros, conociendo los diferentes tipos existentes y cómo se deben usar.

¿Qué son los crampones?

Los crampones, o coloquialmente llamados grampones, son unos accesorios de metal que se instalan normalmente en determinados tipos de botas de alta montaña, con la finalidad de mejorar el agarre del alpinista o montañero al suelo, que puede estar cubierto de hielo o nieve compactada. El crampón se coloca en la suela de la bota y tiene una serie de puntas metálicas afiladas, o pinchos, que se clavan en la superficie helada, a medida que la persona avanza en su travesía. Asimismo, la mayoría de crampones cuentan con una lámina de un material plástico, conocida como antizueco o antiboot, el cual impide que la nieve se adhiera al metal y termine formando los llamados panes, que impedirían el correcto agarre del crampón al hielo.

Tipos de crampones

A menudo los crampones se suelen clasificar, de forma general, en tres tipos: crampones automáticos, semiautomáticos y de correa. Sin embargo, estos se pueden clasificar también según la actividad para la que van destinados o el número y tipo de puntas. Teniendo en cuenta el uso al que van destinados los crampones, se podrían clasificar de la siguiente manera:

  • Botas de esquí: crampones de 10 o 12 puntas, de aluminio, con fijación por correa.
  • Botas de alta montaña: crampones de 12 puntas para botas rígidas, con correas que aseguran talón y puntera.
  • Botas flexibles de trekking o travesía: crampones de 12 puntas, de acero, sin tope de ningún tipo y con fijación débil con correas. 
  • Trail running: crampones para correr que suelen llevar entre 8 y 10 puntas metálicas, de pequeñas dimensiones, que se adaptan al zapato como si de un calcetín se tratara, mediante pequeñas cadenas y una goma que rodea el pie. Se trata de un método sencillo y barato para utilizar crampones con zapatillas, bien para trail running o trekking.

Crampones de trail running Spiderpick de Edelrid

Crampones automáticos

Para utilizar este tipo de crampones, las botas deben llevar las muescas o insertos correspondientes en puntera y talón. Se puede decir que el sistema de crampones automáticos es el más seguro y deseable, ya que quedan totalmente fijados a las botas, que en este caso son rígidas, de alta montaña o esquí de travesía.

Crampones automáticos RAMBO 4 de GRIVEL

Crampones semiautomáticos

Algunas botas de montañismo presentan una muesca o inserto en el talón, pero no en la puntera. En este caso las botas están preparadas para crampones semiautomáticos, que se fijan con correa a la puntera. Pueden ser botas rígidas, semi-rígidas y de verano, y se instalan de forma más rápida que los automáticos, aunque no ofrecen la misma sujeción.

Crampones semiautomáticos GAVARNIE de Faders

Crampones con correas

Se trata de crampones clásicos, que se aseguran a la bota con correas sin utilizar ningún tipo de fijación en insertos. Por tal motivo, se pueden instalar en cualquier tipo de botas aunque, como es lógico, no ofrecen la sujeción de los crampones automáticos o semiautomáticos.

Crampones con correas STALKER de CAMP

¿Qué crampones elegir?

En función de la actividad a realizar, es aconsejable utilizar unos crampones u otros, según lo expuesto en los párrafos anteriores. Además, si ha nevado recientemente, también es recomendable contar un par de raquetas, ya que según qué tramos y vertientes de la montaña necesitaremos utilizar crampones o raquetas.

  • Marcha o senderismo: para rutas de trekking sin grandes desniveles y que ocasionalmente discurren por superficies con nieve o hielo, es aconsejable el uso de crampones de correas independientes, con sujeción en talón y empeine, ya que se trata de crampones ligeros que se adaptan a cualquier tipo de bota. Además, deben ser crampones modulares con movilidad, de modo que no acompañen la flexión natural de la bota.
  • Montañismo: para ascensiones de alta montaña, con superficies heladas, es recomendable la utilización de crampones automáticos o semiautomáticos, en función de los insertos con los que cuente nuestra bota rígida o semi-rígida.
  • Alpinismo y escalada en hielo: En ascensiones de alta montaña que, además, presentan tramos de escalada en hielo, es aconsejable el uso de crampones para hielo automáticos con puntas frontales específicas, en diagonal hacia adelante. Además, en estas situaciones es totalmente necesario el uso de crampones con antibot y piolet.

¿Cómo usar los crampones?

Los crampones se deben calzar antes de llegar a la superficie nevada o helada. Debemos anticiparnos y no esperar a encontrarnos de repente en la situación que los requiera, con el peligro que esto conlleva. En primer lugar, debemos ajustar el crampón a la longitud o talla de nuestra bota, de modo que estos cubran la superficie de la suela sin sobresalir de esta. De esta forma, podremos ajustar las correas correctamente, o las fijaciones automáticas, en crampones de este tipo. Asimismo, será el último elemento que pondremos en la bota, de manera que las polainas o cubrebotas irán por debajo de estos.

En el siguiente vídeo, de la Escuela Española de Alta Montaña, José Ignacio Amat nos muestra cómo elegir correctamente los crampones y cómo calzarlos. En nuestra tienda online puedes consultar diferentes modelos de crampones para tus próximas travesías y ascensiones.

Recent Posts

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Por favor, envíanos tu consulta. Contestaremos lo antes posible.